martes, 29 de septiembre de 2020

Un año distinto...

 Y así ha sido, así es y así será siempre; aunque este año tengamos que oírla de otro modo para sentirla como siempre; y así será mientras sigan existiendo los Otoños, mientras un alma enamorada siga tocando la plateada esquila, mientras un corazón entregado siga rompiendo la quietud de la noche con el violín, la bandurria, la guitarra o el laúd...

Mientras que las voces rotas canten tu nombre en la serena noche; mientras que los hombros doloridos sigan portándote en tu paseo ineludible por tu pueblo...

Mientras que haya un niño que se arrebuje en su cama con tu nombre en sus labios y tu música en sus oídos como una nana. Como ya se hiciera antes, como se hace hoy……

POR LAS CALLES DE ESTE PUEBLO TUYO……



La esquila es una campana.

(Texto de Israel AgHe; Foto: Paco Cassà Marin)

Un tañido profundo y cadencioso que rompe la noche para conducir las almas, barcos en la niebla, a través de la madrugada. Una voz de plata, seca y rotunda, melodía que surge de los ecos remotos de la tierra, parida quien sabe si por el pico quebrando piritas, o por la hemorragia mineral del barreno, o por ese tintineo antiguo que vaga por las galerías de amargos sudores y lágrimas.

 No es más que eso, solo una campana. Un compás reverente y sobrecogedor que se cuela por entre las ventanas y les cambia a los niños los sueños por tradiciones, y con su misterio hace catedrales de sus sencillas habitaciones. Pero es también el latido de un reloj que va descontando las horas hasta la alborada, mecanismo bendito que transita las calles anunciando la aurora, y al clarear enciende los faroles, pastorea los pasos, y se enreda, juguetona, entre las cuentas de los rosarios. 

Ya ves, poco más que una campana. Una melodía sencilla y honesta que coquetea con el rumor del viento entre los pinos y cabalga airosa sobre el silencio, armonía de fervorosos trasnoches que doma los acordes, y le saca la pezrubia a las cuerdas, y adormece esos dedos a los que les duelen ya las guitarras, y hasta le perdona el aguardiente a las gargantas. La esquila se erige entonces en batuta celestial que armoniza el cantar de todo un pueblo. Con su lento compás lo transforma en letanía, palabras de gloria que se elevan para posarse a los pies de nuestra Santa Madre.

 Por eso puede que solo veas una campana. Porque su misterio se oculta, esquivo, a quienes no mamaron al compás de su nana. Porque esa campana se siente, más que se oye. Porque suena, y suena, y siempre suena, ajena a lo mundano, inmune a la indiferencia, triunfadora del olvido, sencilla, limpia y honesta. 

¡Porque no callará mientras haya un brazo que aguante, una garganta que la siga y un corazón que la sienta! Porque la esquila es como las olas, y en su incesante vaivén esa bendita campana nos deja recuerdos de aroma profundo para llevarse después, con su resaca, nuestras angustias, pesares, miedos y lágrimas.



jueves, 17 de septiembre de 2020

LA ESPERA...

La espera... Momentos en los que repasas lo vivido, momentos donde el reloj marca el ritmo del corazón...momentos de murmullos lejanos, de voces y sones de esquila que van creciendo mientras se acercan... Momentos de alegría cuando ves que por la puerta asoman sus "Mayordomos"...La espera... momentos íntimos y personales que compartes por quien a tu lado suspira...

viernes, 30 de agosto de 2019

Minas de Río Tinto, un pueblo del Siglo XVIII

APORTE DE ALFREDO MORENO BOLAÑOS, A TRÁVES DE SU MURO DE FACEBOOCK.

Minas de Río Tinto, un pueblo del Siglo XVIII, desde el día 26 de Agosto de 1791 y dado a conocer por Manuel de Aguirre Horcasitas el día 7 de Septiembre de 1791.
Carlos IV, rey de España en 1791, el día 26 de Agosto de dicho año, aprobó el nuevo término y jurisdicción de Minas de Río-Tinto resultante del amojonamiento y deslinde llevado a cabo entre los días 2 y 5 de Noviembre de 1790 por Andrés de Cañete, agrimensor de Sevilla, quien consensuó los límites junto a una representación del  Ayuntamiento de Zalamea la Real y otra de la Administración de la Mina.

 Como consecuencia de la aprobación y la "regia sanción" del resultado; Manuel de Aguirre  Horcasitas por entonces Administrador de la Mina emite un Edicto el 7 de Septiembre del mismo año que iniciaba de la forma siguiente: «D. Manuel de Aguirre y Horcasitas. Comisario de Guerra honorario de los Reales ejércitos. Juez ordinario. Conservador, Subdelegado de Rentas Reales, y Administrador de las Reales Minas de Rio-Tinto, su pueblo y término.«Hago saber a los empleados, dependientes y trabajadores vecinos de esta población que el Rey Nuestro Señor, Dios le guarde, se ha dignado aprobar, según oficio que me ha pasado el Sr. D. Manuel Giménez Bretón, del Consejo de S. M. y, secretario del Supremo Tribunal de la Real Junta general de Comercio. Moneda y Minas en 26 de Agosto antecedente. todas las diligencias que de su orden practiqué con la diputación de la villa de Zalamea la Real sobre el deslinde, demarcación y amojonamiento del término y jurisdicción que correspondía a estas Reales Minas, y también sobre la concordia de pastos comunes que acordé y se escribió con ella.» 
Expediente Judicial (Original) realizado para el nuevo deslinde y amojonamiento de la Jurisdicción y Término de Zalamea la Real y Minas de Río Tinto. Legajo 224. Deslindes y Amojonamientos. Año 1790. Archivo Municipal de Zalamea la Real. Digitalización L224 DA 1790 MRT 000 1, Gilberto Hernández Vallecillo/Alfredo Moreno Bolaños.

Fuente: Ensayo sobre la historia de las minas de Rio-Tinto Ramón Rúa Figueroa. 1859.

miércoles, 19 de junio de 2019

LOS NOMBRES DE LAS CALLES DE LA BARRIADA ANDRES MORENO

El amigo y MAESTRO Fernando Durán nos regala estos datos interesantes:
"LOS NOMBRES DE LAS CALLES DE LA BARRIADA ANDRES MORENO"


Puede que muchos jóvenes de Riotinto no sepan los nombres de las calles de la Barriada Andrés Moreno de nuestra localidad, pertenecen a mineros muertos en accidentes en la empresa minera, solo son personas conocidas por su accidente y que el Ayuntamiento en los años 1960 tuvo a bien dar nombre a las calles de esta barriada recién construida, hace unos años tuve interés en informarme por los expedientes de la Empresa de como fue el accidente, esperaba encontrarme con algunos casos heroicos, pero son casos de personal joven sin experiencias y que le rodeó la mala fortuna. Aquí lo inserto, para las personas que deseen conocer esta historia.

Calle Inocencio Delgado Valdés
Esta calle fue nombrada por un accidentado en la mina en el Departamento Corta San Dionisio "Atalaya". Inocencio nació en el año 1896 y empezó a trabajar en la empresa el día 5 de febrero de 1907. Residía en El Valle en la calle Pamplona número 30, su último trabajo era de enganchador de grua, con sueldo de 5.75 pesetas. El día 29 de septiembre de 1926 tuvo un accidente por haberlo cogido las ruedas de la grúa por la pierna derecha, del cual falleció, siendo testigo Hermenegirdo Domínguez Blanco y David Alvarez Ruiz. Era viudo y a la madre Celedonia Valdés Márquez la empresa la indemnizó con 1035 pesetas.

Calle Enrique Montes Herrada
Esta calle se llama así por el accidente, en el Departamento San Dionisio Alfredo, en el 14 Piso. 
Enrique, nació en el año 1897 y empezó a trabajar en la empresa el día 21 de noviembre de 1913. Residía en El Valle en la calle Portugalete número 5, su último trabajo era de pinche, con sueldo de 10 reales. El día 10 de octubre de 1917 tuvo un accidente por haberse cogido entre dos vagonetas. Se supone que estaba dormido, sentado o echado sobre una vagoneta y salió otra de la piquera y chocó con la primera cogiéndolo en medio, accidente del cual falleció, siendo testigo Antonio Costa Martín. Era soltero y a su padre Alejandro Montes Cabana, le dieron una indemnización de 1750 pesetas.

Calle José Pavo Carrasco
Esta calle se nombra así por un accidentado de la mina en el Departamento Corta Filón Sur. 
José, nació el 8 de diciembre de 1886 y empezó a trabajar en la empresa el día 1 de mayo de 1897. Residía en El Valle en la calle Pérez Galdós, número 9, su último trabajo era de maquinista de perforadora. Era sordo. 
El día 6 de octubre de 1921 a las 12.00 horas tuvo un accidente por habérsele caído una piedra desprendida de un banco y darle en la cabeza produciéndole la muerte, siendo testigo Gabriel Gallego Martín, Carlos González Delgado y Antonio Costa Martín. Su viuda Carmen Rueda Díaz, le dieron una indemnización de 15.450 pesetas. 

Calle Pedro García Méndez
Esta calle tiene este nombre por un accidentado de la mina en el Departamento Corta San Dionisio en el banco número 10. 
Pedro, nació en el año 1902 y empezó a trabajar en la empresa el día 9 de noviembre de 1915. Residía en Riotinto en la calle Pamplona, número 26, su último trabajo era de fogonero de grúa, con sueldo 21 pesetas. 
El día 30 de agosto de 1921 a las 5.10 horas de la mañana tuvo un accidente cuando le mandaron a cerrar un grifo que surte de agua a la grúa que está próxima a la vía del tren y una locomotora que pasó, lo arroyó, el maquinista lo vió y pitó con el silbato y siguió la marcha, pues al estar a mucha distancia creyó que se había quitado, no dándose cuenta del accidente hasta que un fogonero vió trozos del cuerpo en medio de la vía, no hubo testigo. Su madre Francisca Méndez Cortés, le dieron una indemnización de 3780 pesetas.

Calle Diego Delgado
Esta calle se llama por un accidentado de la mina. Al no conocer el segundo apellido no encuentro la documentación de la empresa, por haber varios obreros con igual nombre y primer apellido.

Calle José Real Navarro
Su nombre es dado por un accidentado de la mina en el Departamento San Dionisio Alfredo en el 15º piso.
José, nació en el año 1878 y empezó a trabajar en la empresa el día 19 de noviembre de 1913. Residía en Riotinto en la calle Bilbao número 7, su último trabajo era de peón, con sueldo de 12 reales.
El día 13 de septiembre de 1917, a las 15.30 horas, tuvo un accidente cuando empujando una vagoneta pisó un cable eléctrico haciendo contacto con tierra, recibiendo una descarga eléctrica siendo testigos Antonio Montaño Martín, Martín Moreno Infantes y Baldomero Luis Blanco. Su viuda Isabel Pantoja Rojas, le dieron una indemnización de 7200 pesetas.

Calle Baltasar Queija Vega
Esta calle es la única que no fue por accidente en la mina, su nombre está dedicada al primer legionario que murió en Melilla. En una revista de la Legión de la época da la siguiente noticia: "La Legión Extranjera, al servicio de España en Marruecos, tiene ya su primer mártir, se trata del joven Baltasar Queija Vega, nacido en Minas de Riotinto en 1903. lngresó con 18 años de edad en el Tercio Duque de Alba. 
Al Cabo Baltasar Queija en el acto del sepelio, se le rindieron los máximos honores militares, por expreso deseos de Millán Astray y fue su muerte la que inspiró a su autor el himno "El Novio de la Muerte". Y el mismo Millán Astray, en la revista "Nuevo Mundo'. dice con respecto al desaparecido héroe en una entrevista y contestando a una pregunta que le hace el periodista sobre la clase de personal que tiene bajo sus órdenes en la Legión: "También la Legión ha tenido su poeta, un gran poeta, Baltasar Queija de la Vega. A poco de alistarse, recibió la noticia de que había muerto su novia. Aunque era bravo como un león yo le ví llorar al leer la carta. Quise consolarle y me dijo .-Mi teniente coronel ¡Ojalá que la primera bala que se pierda sea para mí! Y aquélla noche, cuando hacía centinela en el Zoco El Arbaa, un "paco" hizo un disparo, uno solo y le acertó en el pecho a nuestro poeta, fue el primer legionario que enterramos. 

La Barriada Andrés Moreno viene su nombre del Director de la Oficina General en Madrid que autorizó la construcción de esta barriada.

Datos tomados por Fernando Durán García.


domingo, 18 de noviembre de 2018

"MURIERON CANTANDO..."

Aquí os dejo un documental realizado por la Diputación de Cádiz titulado “Murieron cantando”. En él se explican los orígenes del Carnaval, así como la represión que soportaron las agrupaciones durante la época de la Guerra Civil y el franquismo.
 
 

jueves, 1 de noviembre de 2018

Thomas Sanz, el hombre que impulsó las minas de Rio Tinto en el siglo XVIII, ya tiene rostro

Nuestro amigo y Maestro, Alfredo Moreno; dice al respecto del articulo publicado en Huelva Buenas Noticias.com; que podrás leer a continuación, que:
 
"Es un Importantísimo hallazgo del verdadero precursor del pueblo de Minas de Río Tinto.
8 años después de finalizar su mandato, en 1791, Minas de Río Tinto se constituyó como pueblo. Durante su mandato se construyó la primera iglesia del pueblo con advocación a Santa Bárbara. En el inventario que se llevó a cabo en 1779, el "valor de la iglesia, reloj, campanas, alhajas y ornamentos" era 20.343 reales.Fuente: LAS MINAS DE RIO-TINTO EN EL TRASCURSO DE SIGLO Y MEDIO. Lucas de Aldana. 1875".
 
Aquí os dejo el articulo:

EDITADO EN HUELVA BUENAS NOTICIAS.COM / Juan Carlos León Brázquez

La aparición hace unos días en el portal de compra-venta y subastas de internet `todocoleccion´ de un cuadro sobre Francisco Thomas Sanz, el hombre que administró las minas de Rio-Tinto en la segunda mitad del siglo XVIII, ha levantado un enorme interés en Huelva, especialmente en la cuenca minera del río Tinto.
 
 
 El vendedor, un anticuario cordobés que opera bajo el seudónimo “ricacottman”, ha recibido varias ofertas en los pocos días que el cuadro estuvo expuesto en el conocido portal malagueño, sin que ninguna alcanzara la cantidad inicial de 5.000 euros por las que se ofrecía el retrato, por lo que el cuadro ha sido retirado momentáneamente para valorar la mejor oferta.
 
 Es un óleo sobre lienzo, anónimo, sin firma del autor, que según su actual dueño, un anticuario cordobés, lo adquirió en una “importante subasta de arte europeo en Italia, con su documento de compra en regla”. Añadía una breve reseña del personaje, con algunos errores en las fechas. La importancia para la historia de las minas es que por primera vez hemos conocido el rostro de uno de los personajes más significativos de las minas, antes de la llegada de los ingleses,en 1873. Posiblemente sea el personaje más antiguo con rostro ligado a nuestra minería, de ahí el interés levantado por el cuadro.
 
Este descubrimiento supone una ventana más en la prolongada historia de las minas más viejas del occidente antiguo. Pero estamos en el siglo XVIII, en una comarca que mostraba el interés de la recién instaurada monarquía borbónica por la explotación industrial de las minas. De hecho, fue en 1746, en los últimos años del reinado de Felipe V, cuando Don Samuel Tiquet, presentó a la Junta de Comercio, Moneda y Minas la solicitud de seguir con la explotación de las minas, como continuación de la cesión a su tío, Don LiebertoWolters, en 1725, “la facultad de beneficiar las Minas de Guadalcanal, Rio Tinto, Cazalla, Galarosa y Aracena, formando compañía, y después para que sin intervención de ella pudiera beneficiar solo las de Río Tinto y Aracena”. Es decir, se dividió en dos la primitiva compañía.
 
 El sueco LiebertoWolterspuso en valor estas minas desde 1725, pero cuando murió fue su sobrino, el también sueco Samuel Tiquet, quien siguió con su explotación, lo que le llevó a numerosos pleitos, dado el interés crematístico de dichas minas, por su producción de “cobre, vitriolo y caparrosa”.  Tiquet consiguió su propósito para explotar las minas durante 30 años. Al año siguiente, en Sevilla, se celebró una problemática Junta de Accionistas. Tiquet consiguió con muchas dificultades seguir con la explotación las minas.
 
 
Don Francisco Thomas Sanz, a quien hoy ponemos rostro,se presenta por primera vez, según el estudio de 1875 de Lucas de Aldana, como apoderado de Don Samuel Tiquet, el 11 de junio de 1753, a cuyo servicio estuvo hasta la muerte de aquel, en 1758, “cuando está en su mayor producción”, aún así en el informe que hace Martin Alonso Bolaños, de los bienes del asentista Tiquet,  se indica que “a pesar de los productos de 1750 a 1758, no bastan para cubrir los capitales invertidos y las deudas contraídas ascienden a más de 30.000 duros, dejando en fincas el escaso valor de 500 reales”.
 
En su testamento Tiquet deja de legado a “Don Francisco Tomás Sanz, mi compadre, todo el menaje de casa, ropa blanca y de color que tengo y sirve en estas Reales Minas en que incluye la plata labrada que hay, por lo mucho que le estimo, lo bien que lo ha hecho conmigo y porque me encomiende a Dios”. Además, nombra a Sanz, “en mi mismo lugar, grado y representación, y le confiero las mismas facultades que en mi residen, para que en mi nombre y representación administre dichas Minas”.
 
 Desde la incorporación de F. Tomás Sanz se incrementa la producción de cobre, según consta en los libros de asiento. David Avery, en el libro Nunca en el cumpleaños de la Reina Victoria, destaca que “el largo mando de Sanz en la mina desde 1758 a 1783, coincidió con un periodo de casi inusitada prosperidad en España”.

miércoles, 31 de octubre de 2018

ETÉREOS; Nueva Novela de David D. Rocha

Pues de nuevo os traigo al El Atico a un crack y su nueva obra: ETÉREOS.
Si quieres saber como ayudar a este joven escritor; y además, hacerte con un ejemplar antes que nadie, haz click en la imagen de la portada y tendrás toda la información.

https://www.indiegogo.com/projects/etereos?fbclid=IwAR05F3d4oZ-azYQRARbsXsWLU0W250tCV3gWlyRuwkkY32YsFh4LAgmLBIo#/
 

Esta es una novela distinta a cualquier otra obra que uno pueda encontrar dentro del género de la novela negra juvenil. Al moverse entre los sueños y la realidad y fundir ambos mundos en uno solo, la obra atrapa al lector en una sensación de desconcierto constante, sin saber si lo que está leyendo es real o no, si las líneas que tiene frente a sí son eventos reales o sueños. Incluyendo además múltiples referencias a la cultura popular juvenil: al mundo de los videojuegos, del cine y de la música.


Etéreos no solo sorprenderá con su impactante final, sino que logrará perturbar al lector, confundirlo, hacerle dudar de lo que está leyendo, desafiándole a intentar descubrir qué es lo que sucede en la vida de Eric… para al final otorgarle todas las respuestas que andaba buscando.

 Eric es un adolescente de diecisiete años un poco particular, que atraviesa por problemas ordinarios a los que muchos otros chicos de su edad tienen que enfrentarse. Lleno de múltiples manías y obsesiones, Eric vive sus días de instituto con monotonía y una amarga sensación de impotencia, de hartazgo de la rutina. Sin embargo, y pese a lo rutinario que al joven le parece su día a día, este dista mucho de ser algo corriente… pues los sueños que este tiene, enrevesados, aterradores y paranoicos, comenzarán a entrelazarse con su día a día, hasta el punto en que no sabrá distinguir vigilia y sueño.
Sus experiencias oníricas, mezcladas con la realidad que tiene que vivir, irán desentrañando una trama de incidentes y eventos de su vida que, quizá, sorprenderían hasta al propio chico, que tendrá que enfrentarse al lado más oscuro de su subconsciente.

David D. Rocha.

Nacido en 1995 en el municipio onubense Minas de Riotinto, cursó allí sus estudios básicos y posteriormente comenzó la universidad en Sevilla. Es Graduado en Derecho y Graduado en Criminología por la Universidad Pablo de Olavide, y actualmente estudia en el mismo centro el Máster de Derechos Humanos, Interculturalidad y Desarrollo.


Apasionado de la escritura desde pequeño, David es amante del suspense en todas sus formas, y disfruta igualmente de las historias de fantasía épica, motivo por el que las distintas obras que ha escrito oscilan en torno a esos dos géneros. Ha escrito y publicado otras dos novelas, tituladas El Vuelo del Águila y Vulnerables, además de muchas otras no editadas. Etéreos es, así, su tercera obra publicada y su novela más reciente, que escribió cuando tenía veinte años.


MAS DOBRE DAVID Y SUS OBRAS PINCHANDO

ENLACE 1


ENLACE 2


ENLACE 3


domingo, 28 de octubre de 2018

LOS ESCOCESES DE RIO TINTO ( Pedro Real )

Al hilo de la casi olvidada relación entre la comunidad escocesa y autóctona, coincidentes en Minas de Riotinto a finales del XIX y principios del XX, nos retrotrae de forma novelada, el libro "Perforando Voluntades" (M. Teresa Hunt), estimulando con su lectura, profundizar sobre las consecuencias que la primera y foránea dejó tras de sí, con innumerables facetas que, si bien escasamente conocidas, son una parte de la historia minera.
 
Aquellos pioneros "nordetanos", como les llamaría Concha Espina, no solo trajeron propias costumbres a practicar en una tierra que un prominente y rico compatriota; con la colaboración de otros colegas (RTCL) compró al débil estado español de la 1ª República.
Protagonistas de peculiar idiosincrasia, dejaron constancia de la misma, que por otra parte, conocemos también, gracias a investigadores locales que se ocuparon del estudio y consecuente transmisión.
No solo llegaron admirables médicos, ingenieros, especialistas mineros, etc, que aportaron técnicas y experiencias muy valoradas pero, igualmente, afloraron condiciones humanas escasamente positivas para ser apreciadas y en absoluto ejemplarizantes en las que, a menudo, jugó relevante papel el alcohol.
 
Siendo genérica la descripción anterior y fuera de lugar ahora relacionar numerosos y variados casos concretos, ya que el objetivo actualmente perseguido es, incidir en la contemplación e investigación del promontorio de guijarros que, en el Cementerio de Bellavista, identificado en su plano con el numero 12, cubre el enterramiento del joven británico, Thomas Matheson.
 
PLANO ENTERRAMIENTOS CEMENTERIO BRITANICO
LISTADO DE ENTERRAMIENTOS
                

















 
 
 Hasta el momento, la única información obtenida ha sido mediante consulta del Registro Civil de Riotinto, donde queda constancia de quienes eran sus padres, y él mismo, nacido en 1.863 en Lochy (condado de Ros, Escocia) siendo profesor de escuela, y cuyo fallecimiento se produjo el 07/08/1.883 como consecuencia de asfixia por inmersión en el dique Campofrio, extrayéndose el cadáver el 12.8.1883 (Suponemos que el caluroso día del verano andaluz, le invitó a la arriesgada inmersión, como muchos hicimos en parecidas ocasiones.)

 Otros escuetos apuntes en el libro del Staff de la RTCL no pueden ser ampliados más allá de la contratación de Roderick Matheson (¿) contratado como Clerk –escribiente- el 13.4.1882 con salario de £60/año, incrementado a £70 en 25.1.1883 para percibir nuevamente, £80 el 15.7.1883
Sin encontrar explicación al diferente nombre propio y profesión del chico, con lo declarado en el Registro Civil, contrario a de RTCL, nos inclinamos a considerar más real lo expresado por la primera que por esta la última.
De cualquier manera, es sorprendente que la más que austera y tosca señalización del enterramiento, contrastando con los del entorno, esté a punto de desaparecer por las correntías de lluvia e intemperancias de los años, a lo que contribuye el descuido total que viene padeciendo desde antaño, todo el sitio calificado de “Bien de Interés Cultural”

Probablemente ese inerte y silencioso montón de pequeñas rocas pretende ser mudo testigo y representación de una más, de tantas nacionalidades que pasaron…. ¿con gloria y sin penas? por Rio Tinto, si bien, ignoramos todavía, múltiples referencias sobre temas que dejaron y aún quedan por dilucidar.

domingo, 14 de octubre de 2018

“EL BANCO DE LA CORTA” (PEDRO REAL VALDES)

Al regresar a casa, (Madrid) quedó atrás la admiración que me produjo contemplar el avance actual de los trabajos mineros en Rio Tinto y, una vez en ella, caigo en la reflexión de evocar algo cuya semejanza me ocupó hace unos años, sin poder determinar con exactitud fecha, pero que en aquel entonces, conseguí expresarla de forma escrita y fue publicado -¡echándole valor¡- por “La Voz de Zalamea”. referente a las “ruinas” que mediaban entre Alto Mesa y el fenecido pueblo (La Mina abajo)

 Le denominé: “EL BANCO DE LA CORTA” y ahora, repito , con el deseo, de hacer partícipes a los amigos a quienes acostumbro a mortificar con mis historiadas noveladas.
Así:-
 
“Los recios, carraspeantes y silicóticos síntomas de las Cortas y antiguos pozos, actualmente abandonados, se esfuerzan cual seres vivientes, para hacerse oír por aquellos que a sus bocaminas nos acercamos, tratando de curiosear, siquiera sea para escuchar de sus gargantas lo que nos permita la imaginación y, retirarnos tras esto, con sensación de pequeñez.
Sin prestarle excesiva atención a cada rumor audible, -son cosas de viejos, pensamos- no siempre es posible hacer oídos sordos y desentenderse de todo lo que nos transmiten en nuestras cortas visitas esos ya exhaustos filones a los que, después de haberlos aprovechado, debilitándoles, año tras año, condenamos a reposar a la espera de una resurrección acorde con nuestros humanos intereses.
Recuerdo fue uno de esos soleados días, cuando la viva luz de la primavera andaluza, limpia de cualquier mácula de contaminación propició su alarde y yo puse toda mi atención en aquél trozo de la anciana Corta del pueblo de Rio Tinto, pendiente de enterrar por el avance de los trabajos del Cerro Colorado.

 Era tan sólo el extremo de un “Banco” que aún conservaba apolillados trozos de una creosotada traviesa soportando el medio metro, oxidado, del raíl por donde un día rodo, con humeante penacho y bravucón silbido, una de las innumerables locomotoras de vapor “made in Birmingham”
Por respeto a tanta edad, silencié mis pisadas y, con respetuosa actitud, quedé a su escucha:
“”¿Qué miras tú, mozo?.!Se lo que piensas y comprendo lo que vés¡

 Así todo, la decrepitud con que ahora me muestro a ti, sucumbirá, pero rumiando el orgullo que sintió el túnel, ahora cegado, al que conducía mi oquedad, cuando en la invernal noche de aquél lejano dia 2 de Marzo de 1882 lo cruzó, ni más ni menos que S.M. el Rey, Don Alfonso XII que, desde Sanlúcar, me visitó.

 ¿No me crees?....!Sí, a verme a mi¡ ¡No pongas esa cara¡
¡Levanta esa vitriólica piedra que está junto a ti¡. Guardo bajo ella el aro carcomido de un barril de agua, una pala sin el mango,
-que tendrás cuidado en no mover, pues es casi polvo- y un foco de carburo, en cuyo interior, -si logras desenroscarlo- encontrarás prueba de lo que digo””
Intenté hacer tal como me indicaba y….¡!Suerte¡

 Enl el reseco y polvoriento foco hallé una dobladísima y amarillenta página de periódico, con la tinta en parte desaparecida, que correspondía al diario “LA EPOCA” del dia 4 de Marzo de 1882.
Publicaba noticias telegráficas, según el periodismo de entonces. Una de ellas daba cuenta de la llegada de S.M. a Rio Tinto el día 2 a las 10 de la noche. Otra la ampliaba según reproducimos:
“”S.M. el Rey ha recorrido las minas, siendo aclamado calurosa y constantemente por los 12.000 obreros que trabajan en las mismas. Durante 4 horas recorrió S.M. 50 Kms. Del ferro-carril minero, visitando detalladamente la cementación, calcinación, almacenes y nuevo filón. Al visitar la población, entró en una vivienda de obreros, con los que conversó afablemente. Recorrió un túnel de 900 metros.

 S.M. el Rey, sumamente complacido durante esta excursión pòr las minas, se dignó aceptar una delicada y espléndida comida que la Compañía le tenía preparada.
Las minas perfectamente iluminadas, con luz eléctrica, ofrecían un aspecto verdaderamente fantástico; un asombroso panorama de imposible descripción-
El estampido de los barrenos y los nutridos y vigorosos vivas con que a S.M. saludaba aquella multitud de honrados operarios, formaban un espectáculo grandioso y conmovedor.
A las dos y media saldremos con S.M. para Huelva””.
Corresponsal.-
 
Algo impactado debió verme el viejo “Banco” que, para no ser descortés con mi visita, continuó:
“”Ahora no tengo más ganas de hablar. He de forzar la voz. Ya ves el ruido que meten esos endemoniados volquetes que pululan por ahí. Si vienes otro dia por aquí desde esos Madriles y aún no me han enterrado del todo, te contaré la gente “de clase” que vino a conocerme….!por lo que fui¡. También te referiré alguna cosa de tus dos abuelos a los que, ¡Claro, que conocí¡
Posteriormente volví para decirle que siempre le creí y que, además, aquella regia visita fue inmortalizada en el libro “La Rábida”, escrito por Braulio Santamaría, precisamente, en aquél mismo año.

 No pude hacerlo. Yacía sepultado totalmente.