jueves, 2 de febrero de 2012

(De nuevo, otra vez) QUIZAS, SOLO QUIZAS RECUERDES QUE...

Tengo el blog algo desatendido, por falta de tiempo y por "problemas técnicos"; pero ello no va a impedir que plasme aqui un recuerdo a aquello que ocurrio...
Y pensando que poner, que escribir; me doy cuenta, con total convencimiento; de que sigue siendo valido lo que publique hace un año; es por ello que veo oportuno y conveniente el repetir la entrada, con las pertinentes correcciones, así como ampliarlo con algunos de los comentarios que hace un año se hicieron... Por eso, vuelvo a repetirte que...

QUIZAS, SOLO QUIZAS, RECUERDES QUE...

Para muchos hoy será un día normal, con la rutina diaria, con las preocupaciones de cada día. Pero no, no es un día normal; o al menos no debería serlo. Si para alguien es un día como cualquier otro, es porque no lo recuerdan... o porque lo han olvidado... o porque lo desconocen... Si estas personas se parasen un poco, y se asomaran a aquel "vacie"; si quisieran oír lo que el viento trae, pero oírlo de la manera que ha de escucharse el pasado, utilizando lo que hay que usar para oír al recuerdo; escuchando y oyendo con el corazón: quizás, solo quizás, sonarían los ahogados gritos... quizás, solo quizás vendría a su olfato aquel olor de la pólvora asesina... quizás, solo quizás, el vello se erizaría al sentir una milésima parte del horror del pasado, la agonía del miedo sufrido, la impotencia del silencio impuesto; como impuestas fueron las ausencias...




Y si llegas a sentir tan devastadora mezcla; quizás, solo quizás, busques una flor, da igual, una cualquiera, y quizás, solo quizás, vayas a dejarla allí donde quisieron que habitara el recuerdo.

Y cuando dejes esa flor, quizás, solo quizás, te emocionaras recordando a los que lucharon, vivieron, sufrieron...y murieron un 4 de Febrero hace 124 años...



video
"La muerte ha quebrado el equilibrio, la vigilia está golpeando los huesos; en el silencio los latidos se hablan. Vida y muerte se confunden en el abismo... Las miradas se pierden buscando el prodigio, la mano se crispa estrujando la injusticia. Se respira sin colores, sin luz, sin formas..., es la vida la que te pide continuar..., los sentimientos reclaman, al cielo, justicia, justicia, para que mañana, la risa, la esperanza, no siga quedando en el cofre de Pandora."
Parte final de RIOTINTO, 4 DE FEBRERO DE 1.888 (AÑO DE HUMOS, AÑO DE TIROS, AÑO DE MUERTE), obra original de Manuel Mayorga Perez.

----------------------------------------------------------------------------------

EXTRACTO DEL ARTICULO EDITADO EN HUELVA INFORMACIÓN EL 3 DE FEBRERO DEL 2008, CON MOTIVO DE LOS 120 AÑOS

"Cuando el grueso de la manifestación se encontraba en la Plaza del Ayuntamiento de Riotinto y tras fracasar el intento negociador de una comisión de huelguistas, una voz gritó ¡fuego!. Nunca una exclamación lingüística provocó tanto daño al obrero. De inmediato, los soldados, armados y pertrechados para la guerra de Cuba, obedecieron impasibles el grito y descargaron sus fusiles contra la muchedumbre formada por campesinos, mineros, mujeres y niños más bien vestidos para una verbena popular que para representar el papel de corderos inmolados en nombre de la defensa del capital bastardo inglés.

Tal fue la ira descargada contra el pueblo minero y campesino que la Guardia Civil se enfrentó al Ejército Regular de Pavía sable en mano para salvar a la muchedumbre de aquel volcán de fuego asesino.

La protesta acabó en tragedia a causa de la intransigencia de los propietarios ingleses de la mina, la connivencia del jefe del Regimiento militar filial del que entrara a caballo en el Congreso y la anuencia del gobernador civil de Huelva y las corruptas autoridades políticas.

Un gobernador, Bravo y Joven, que por cierto y según investigó la profesora María Dolores Ferrero, desapareció hasta del Archivo Histórico. Lo mismo que pasó con la ocultación del sumario de 2.000 folios instruido para aclarar la causa de los tiros.

Claro, que Avery asegura que poco podían hacer los consejeros de la Compañía para proporcionar a todo el personal las condiciones de trabajo y de vida pedidas, escribe "por los empleados políticamente más extremistas. Era imposible económicamente pues habría que explotar las minas a una escala sin precedentes".

Una vez calladas las armas, el silencio y la conmoción general dejaron ver los cadáveres.

El recuento final, adelgazado, dejó inscritos en los diferentes partes de defunción solamente trece nombres. ¿Quién se atrevía a reconocer a un familiar muerto durante la represión de la huelga? Nadie reclamó a las víctimas. Si lo hubiesen hecho, la Compañía le quitaba su vivienda y prohibido la residencia. Por supuesto ningún familiar de la víctima volvería a trabajar en la mina o sus aledaños. Proscritos. Y su nombre apuntado con tinta indeleble roja.

El pueblo sabe desde entonces que decenas de personas fueron masacradas aquel 4 de febrero de 1888 en Riotinto, un escenario de los hechos que paradójicamente, como el sumario y el gobernador, ha desaparecido del mapa para dejar paso a la ocupación minera.

Con el derrumbe del pueblo antiguo finalizado a mediados del siglo XX se acabó de enterrar en el olvido aquella masacre cometida en tiempos de un Gobierno liberal.

Como se enterró a los muertos de forma clandestina en un lugar llamado 'La trinchera del tío Jaime, en el vacie número tres, junto al vertedero de Zarandas. Seguro que la extrema acidez del suelo y los tiobacilos que merodean por estas tierras han tenido algo que ver con la limpieza de las huellas de la matanza ocurrida..."
-------------------------------------------------------------------------------



"Quizás merezca dejar una flor, no importa color y tamaño..., ya sea tan pequeña como el minúsculo Memorial que se levantó en RT, para conmemorar el suceso cuyo 123 aniversario se cumple hoy.
Quizás, sólo quizás, no sea suficiente para mitigar el doloroso recuerdo del trágico evento pero, al menos, servirá de auténtico testimonio de perdón para los culpables, pero nunca de olvido para los inocentes."
Pedro Real.-



--------------------------------------------------------------------------------
Y el Sábado, yo procurare e intentare estar allí, de nuevo, para tener unos minutos de homenaje ( ¡Que menos!) a aquellos que parecen olvidados; y lo hare con la esperanza de no ser el único que allí se acerque, y con el deseo de que una vez por todas, se intente dignificar de alguna manera la maldita fecha del 4 de Febrero; lo cual vuelvo a decir en El Atico, por si se tiene a bien "recoger el guante"...

Ah, lo que me refería yo antes como lo del año pasado, lo puedes ver pinchando AQUI

No hay comentarios:

Publicar un comentario